Convocatorias

Dossier El espacio expositivo en crisis: ¿hacia una renovación de la experiencia estética?

El año 2020 estuvo marcado, a nivel global, por las consecuencias de la propagación del coronavirus SARS-CoV-2 (COVID 19). Las medidas de contención del contagio han variado de un contexto al otro, pero es un hecho que la mayoría de los museos y espacios expositivos del mundo tuvieron que cerrar temporalmente o disminuir considerablemente el número de visitas presenciales a sus recintos. Así, mientras enfrentan una fuerte crisis financiera a la que no todos sobrevivirán, museos, galerías y centros culturales han tenido que replantear, de forma radical, su funcionamiento y, específicamente, su relación con el visitante. Entre las estrategias empleadas por estos espacios para contrarrestar los efectos de la pandemia y mantener un vínculo con sus visitantes, destacan dos: la de reconstruir las experiencias de visita por medio de plataformas virtuales y la de sacarlas al aire libre, a veces en el espacio público. Ambas soluciones exigen una reflexión sobre la inevitable transformación de la experiencia artística. En el primer caso, cabe preguntarnos si las oportunidades digitales ofrecen alternativas legítimas a la experiencia estética en persona, al encuentro físico, sensorial, con la obra de arte, con otros individuos y con el propio espacio de exhibición. Además, el traslado de la exposición y de sus actividades complementarias, como las visitas guiadas, a la esfera virtual, obliga a imaginar nuevas estrategias para la aplicación de los principios de inclusión, accesibilidad y equidad a los que aspiran muchos de estos espacios. ¿Quiénes tienen acceso a los dispositivos, tecnologías y conectividades necesarias para disfrutar estas nuevas experiencias? En cuanto a la solución de llevar las obras y actividades al exterior, si bien abre la posibilidad de atraer públicos nuevos, también implica la selección de un número reducido de piezas que cumplan con las características necesarias para lidiar con riesgos ambientales y de seguridad. Por otro lado, los problemas presupuestarios y las restricciones de circulación de personas han puesto un freno a los préstamos de obra, lo que ha llevado a numerosas instituciones a cuestionar la pertinencia, incluso pasada la pandemia, de las grandes exposiciones internacionales, que de por sí eran criticadas por sus elevados costos. De hecho, la crisis provocada por la pandemia puede ser vista como una suerte de catalizador que, más que plantear preguntas inéditas, ha obligado a los responsables de los espacios expositivos a acelerar un proceso ya latente de redefinición de su relación con el espectador, con lo virtual, con el espacio público y con las nuevas expresiones de arte, dejando claro, por ejemplo, que el museo no se define nada más por su colección, sino por su público y por el encuentro entre sus visitantes. En todo caso, en un contexto de “nueva normalidad”, vale la pena poner a prueba conceptos que han sido útiles para analizar los espacios de exposición, como el de “zonas de contacto”, utilizado por el antropólogo Clifford Geertz (1999) para pensar los museos como lugares propicios para la expresión, por parte de los individuos que los visitan, de posiciones dispares, de roces generadores de nuevos equilibrios de poder y de nuevas formas de cultura. ¿Cómo pensar el museo como “zona de contacto” en un contexto de pandemia? ¿Qué impacto tienen el distanciamiento social o la interacción puramente virtual en esa capacidad del museo para generar conflictos productivos? Se propone armar un dossier cuyas contribuciones analicen los efectos de la pandemia en las prácticas de museos, galerías y centros culturales, en particular el surgimiento de nuevos criterios de exhibición, pero también su impacto en la imagen misma, desde su creación hasta su experiencia por parte del espectador. El dossier podrá incluir artículos de enfoque teórico y práctico, además de estudios de caso.
Responsable: 
Sofía Navarro Hernández
Correo electrónico de contacto: 
Fecha límite: 
30-9-2021
Información ampliatoria: 

Compartir